Por Juan Manuel Quiroga

Cristian Aracena (5): Otra vez le definen de cerca y con todo el arco para elegir. Respondió de gran manera en un mano a mano para seguir dejando con vida al equipo.

Julián Navas (6): Estaba enchufado y muy activo con sus proyecciones hasta que la tiró larga y sintió el pinchazo.

Franco Ábrego (5): Al principio tuvo unas intervenciones defectuosas, pero con el tiempo fue ganando confianza y no sufrió. Estuvo rápido para efectuar algunos cruces.

Yair Marín (5): Bien de arriba en las dos áreas, pero salió lesionado a los 34 de la primera parte.

Rodrigo Ayala (4,5): Alternó buenas y malas por la banda izquierda. Esta vez se proyectó más y fue peligroso. Igualmente le sigue costando en la marca.

Pablo Palacio (5): En la primera parte estuvo picante y muy desequilibrante, pero no decidió bien. Mucho desgaste le pasó factura en el complemento.

Santiago Úbeda (7): Fue el eje del equipo y se adueño de la pelota en la mitad de la cancha. La pedía, buscaba profundidad por los costados y siempre cerca de la jugada para no dejar crecer al rival.

Nicolás Quiroga (6): Discontinuo pero siempre presente para mostrarse y buscar asistir a los de arriba. Buenas ejecuciones en las pelotas paradas.

Franco Negri (5,5): Otro que le puso mucha voluntad, aunque no estuvo fino para resolver de la mejor manera. Lo marcaron bien y no lo dejaban progresar por la izquierda.

Sergio González (4,5): Buena movilidad para acercarse a jugar con los volantes y para presionar bien arriba. Tuvo dos jugadas clarísimas de gol y no las pudo aprovechar.

Gonzalo Klusener (5): Pivoteó y bancó varias pelotas, pero no le llegó ninguna clara para que definiera.

Ingresaron

Julián Marchioni (7): Entró en una posición que no es la habitual para él y lo hizo de gran manera. Buen manejo de pelota e impasable en la marca.

Abel Peralta (4): Le costó mucho el partido, jugó de lateral por derecha y como el equipo se partía siempre quedaba mal parado.

Lucas Fernández (5): Mucho empuje para ir para adelante, pero el rival estaba bien metido atrás y no pudo desequilibrar.

 

Foto: Prensa CSIR / Fabián Salamone