Por Sebastián Palacios

En, quizás, el último partido de Javier Patalano como entrenador de Godoy Cruz, el equipo mostró un planteo austero y conformista ante River. El Tomba caía por la mínima y la poca pre-disposición para ir en busca de la igualdad, dejaron en evidencia que la idea era otra: evitar el papelón.

Si a este mal presente le faltaba algo era la eliminación por Copa Argentina, el único frente que le quedaba alguna pizca de esperanza. Claro que el rival de turno, River, tenía muchas chances de hacerse de la clasificación por el presente que viene atravesando y que lo posiciona como, hoy por hoy, como el mejor equipo del fútbol argentino.

De entrada, Javier Patalano, sorprendió con el once inicial que saltó a la cancha. Cambió varios nombres y, además, modificó el esquema que venía utilizando habitualmente. Pasó de del 4-4-2 característico por un 5-4-1, buscando aguantar la intensidad del equipo de Marcelo Gallardo. Así ya lo había manifestado en conferencia de prensa luego de la derrota ante Argentinos el último fin de semana.

El cambio de nombres y de dibujo en cancha, no fue de la mano con el juego. Al equipo le costó mucho en la creación y generación de juego, algo que ya parece ser costumbre, terminando el partido con el 19% de posición. En defensa no se mostró sólido y sufrió siempre que River se propuso acelerar en tres cuartos de cancha; y en ofensiva, poco y nada para acotar.

El único gol del partido llegó tras una jugada desafortunada a los 21 minutos, en la que un doble cabezazo en el área por propios jugadores de Godoy Cruz, derivó en la apertura del marcador. Varela desvió el trayecto final de la pelota y se le metió a Mehring que nada pudo hacer. A partir de ahí, Godoy Cruz tuvo una sola ocasión clara de gol en los pies de Vella, que la desperdició definiendo por arriba del arco de Armani. Sí, con casi 60 minutos por delante, el equipo se resignó con el marcador y pareció conformarse con el 1-0.

La diferencia mínima en el marcador pareció liquidar las acciones, dejar nulo todo el planteo trabajado en la semana  ¿Acaso habrá preferido el entrenador resignar ir en busca de la igualdad para no sufrir una goleada? La impresión que uno se lleva desde afuera, es esa. Y con las modificaciones que introdujo al comienzo del complemento, pareció ratificarlo. Sacó de la cancha a Burgoa por Barboza, para tener un poco más la pelota, y un minuto más tarde sacó a Lomonaco, el único delantero en cancha para el ingreso de Marcelo Freites, un juvenil con un puñado de minutos en primera. El equipo se quedó sin referencia de área y no gravitó en el área del Millonario.

Resultado de imagen para godoy cruz river

Y si de referentes hablamos, Tomás Cardona vio la tarjeta roja de forma infantil a los 35 minutos cuando el equipo parecía «ir en busca del empate», o al menos daba indicio que eso haría. El equipo se quedó con diez por una acción infantil del capitán del

Es cierto que no sufrió demasiado ante un River que es muy superior que Godoy Cruz, tanto en nombres, juego y el presente que transita, pero tampoco hizo mucho para exigir al equipo de Gallardo, que se llevó los tres puntos sin despeinarse ante un rival que lo respetó después del 1-0. No pasó la mitad de cancha y firmó la eliminación de la competición por no sufrir una goleada.