Por Alejandro Ferreyra

El horizonte espera por otra batalla “mano a mano” para el Gimnasia, cuando el lunes se mida con Almagro por la revancha de los cuartos de final del Reducido. Pero en los últimos años al Lobo le tocó pasar por varias definiciones de estas características, y en gran parte se puede sentir con espalda porque festejó más de lo que se lamentó.

Mucho fue el esfuerzo que hizo el equipo del Chaucha Bianco en este temporada, no solo desde lo futbolístico y mental, sino también desde lo físico, en donde se enfrentó con un enemigo inesperado: la seguidilla de lesiones. Esto hizo que el entrenador tuviera que rearmar varias veces las piezas y no salir con los mismos once, pero el equipo respondió y esta campaña largamente superó las expectativas con respecto al anterior paso por la B Nacional en el 2015.

¿Pero este Gimnasia tiene con ilusionarse? Claro que sí. Porque las fases de eliminación directa todavía están en la cabeza de mucho de sus hinchas. El equipo transitó por varias de estas definiciones en los últimos cinco años. Desde el Federal B 2013 – 2014 consumando el ascenso en casa contra Unión de Aconquija de Catamarca ganado la vuelta 3 a 1 (0-0 la ida), hasta los recordados encuentros contra el poderoso Talleres de Córdoba, estando ya en el Federal A, y obteniendo el meteórico ascenso a la B Nacional del 2015 en menos de seis meses, con la épica lograda en la provincia mediterránea, con el gol de Sergio Oga en un Kempes repleto.

También pasó por momentos malos, como el desempate  ante Brown de Madryn ese año 2015 en la BN, que terminó en el descenso al Torneo Federal A, y el fallido intento de retorno a la segunda división de nuestro fútbol cuando cayó en su estadio contra Mitre de Santiago del Estero  por penales.

Pero son más las buenas que las malas, y el Pituco sabe de difíciles en este tipo de definición. Ya que algunos de sus jugadores actuales ya sintieron anteriormente lo que es el rigor y la presión de los “mano a mano” (Federal A en la temporada anterior y Copa Argentina), y son conscientes de que esto es otro “torneo” totalmente diferente.

Otra prueba tiene por delante Gimnasia y Esgrima y los últimos antecedentes lo apoyan. Es momento de seguir por la senda victoriosa y sabe que un empate el lunes no lo favorece por la ventaja deportiva, pero los hinchas, jugadores y directivos son conscientes que estas oportunidades son únicas para seguir marcando ese rumbo que marca gran parte de su slogan actual, ese de ser “Un club en ascenso”.