Por Juan Manuel Quiroga

Independiente Rivadavia desde que ascendió que peleó todos los años el descenso.  Pasaban las figuras, los jugadores que venían de primera, del exterior y que cobraban fortunas, pero todos pelearon para no bajar a jugar el Federal A. Gabriel Gómez llegó silbando bajito y con poco nombre, y agarró cuando nadie quería. Un año después, la patriada del entrenador está dando sus frutos. 

A principio de temporada el objetivo era merodear la mitad de tabla y ver si sobre el final el club del parque se podía meter en puestos de reducidos. El arranque fue muy bueno (se ganó el primer partido después de 12 años) y la Lepra estuvo casi todo el torneo en puestos de reducido. Hasta en un momento se vio muy cerca de la punta del campeonato y el DT se animó a pelearle a Sarmiento. 

Un plantel corto, llenó de limitaciones y jugadores de las inferiores y de Mendoza que a lo largo del torneo demostraron estar a la altura. El tema estaba cuando tuvieron que responder ante uno de los partidos más importantes de la historia del club como fue el partido frrente a Nueva Chicago por los cuartos de final de ida. El equipo respondió de gran manera y vapuleó al Torito de Mataderos en el Bautista Gargantini.

Si bien falta el partido de vuelta, el Independiente de Gómez ha demostrado mucho carácter y para ganarle a este equipo el rival tiene que jugar al 120%. Es por eso que la ventaja de tres goles de diferencia es un muy buen resultado. 

Varias veces se dijo que al Azul le faltaba jerarquía. Rébola y Rodríguez se fueron a principio de año, pero este plantel igualmente se repuso y por confiar en su entrenador y en la bandera de la intensidad y no dar ninguna pelota por perdida están llegando estos premios. 

Aracena mostró que es uno de los mejores arqueros de la B Nacional apareciendo en los momentos más calientes y decisivos. Navas y Sánchez, borrados por mucho tiempo por otros entrenadores, corriendo y teniendo un despliegue envidiable por todo el campo de juego. Úbeda manejando la mitad de la cancha como si fuera un jugador treintañero que jugó en primera toda su carrera. Imperiale y Castro encargándose de la creación y si bien hay veces que no tienen sus mejores presentaciones, no dejan al equipo en banda nunca. Asenjo ayer jugó como todo el campeonato, pero esta vez le agregó gol y fue determinante. 

Este equipo está haciendo ilusionar al pueblo Leproso después de mucho tiempo. ¿Le dará a este equipo para ascender a la Superliga? Los jugadores y los hinchas confían en Gabriel Gómez y el sueño no se los quita nadie.