Por Redacción Entrelíneas

Independiente Rivadavia venció 3-0 a Alvarado de Mar del Plata en el José María Minella. Matías Minich pedía a gritos jugar en un estadio de grandes dimensiones y su equipo lo justificó con una goleada. 

Quizás te interese: «Uno x uno: Alvarado 0-3 Independiente Rivadavia»

La Lepra en cancha de Maipú jugó muy mal por las condiciones del césped y porque no supo encontrar los caminos para lastimar a Estudiantes RC y a Brown PM.

No era un capricho para el entrenador y esto se puede explicar muy fácilmente: Independiente tiene jugadores que sacan diferencia con su velocidad y para eso necesitan espacio. Marcioni sacó diferencia por izquierda y Palacio, en menor medida que el ex Newell’s. por izquierda.

Los laterales también tuvieron mucho despliegue y hasta terminaron definiendo en el área contraria. Sánchez remató varias veces de media distancia y Negri terminó asistiendo a Marcioni en el segundo gol. Al equipo le sigue faltando profundidad en los metros finales, pero ante Alvarado mostró su mejores armas: atacar por las bandas y con espacio.

Julián Marchioni fue el eje del equipo y se cansó de manejar y filtrar pelotas a las espaldas de los laterales rivales para que los volantes y los delanteros sacaran ventaja. Matías Minich pidió jugar en el Malvinas Argentinas de local ante Belgrano, pero esto es muy difícil que ocurra. Ante el Pirata la Lepra jugará, en un 95%, en la cancha de Montecaseros. ¿Ahí también se verá la mejor versión de este equipo?