Por Elen Sarmiento

Gimnasia y Esgrima obtuvo un empate el pasado fin de semana frente a Quilmes, por 2 a 2, con goles de los defensores Renzo Vera y Leandro Aguirre, los delanteros del equipo quedaron en deuda en este encuentro. A lo largo del campeonato, este es el tercer empate, los otros fueron ante Deportivo Riestra (0 a 0) y Brown de Adrogué (1 a 1).

El conjunto Mensana venía de reivindicarse con una victoria la cual fue frente a Almagro en su casa por 1 a 0, pero todavía le cuesta jugar lejos de su estadio. En lo que va de la temporada 2019/20 de la Primera Nacional acumula una sola victoria frente a Almagro y perdió en cinco oportunidades en condición de visitante (Villa Dálmine, Sarmiento, Chacarita, Tigre y Defensores de Belgrano).

Quizás te interese: El goleador del equipo.

El conjunto dirigido por Diego Pozo sumó su octavo partido sin ganar de visitante y se ubica en la novena posición con 21 puntos de 54 posibles. El querer ir por más y no poder, sumando a la falta de gol, se paga. Se pudo ganar o perder: se empató. Y el palo a palo, sin contención, es una ruleta rusa. Para dar pelea en serio, los 11 que salen y los tres cambios tienen que estar y dar al 110%.

El equipo salió 4-4-1-1, lo mejor de Gimnasia fue Renzo Vera y Santiago López, en su nueva posición de volante por derecha. El Lobo salió a la cancha nuevamente con un solo delantero, muchos volantes e intentando sacarle protagonismo al Cervecero. De a ratos lo logró, con errores en el mediocampo se complicaba en un partido que parecía ser parejo, Lucas Carrizo jugó en una posición que no está acostumbrado y ahí estuvo unos de los fallos, cuando Pozo hizo el cambio y sacó a Leandro Aguirre, Carrizo volvió a su posición y se vió más seguro.

En los primeros minutos, el Blanquinegro llegó rápidamente al arco defendido por Ledesma. Después de eso, el equipo de Facundo Sava, le sacó la pelota y el partido fue todo del local.

Quizás te interese: Tarjetas acumuladas.

Aunque lo que terminó desequilibrando el match fue el segundo gol de Quilmes, 20′ Cristian Zabala recibió un rebote dentro del área de Tomás Marchiori, se posicionó y le pegó al arco. Gol del local. Pese a eso, Gimnasia continuó atacando al rival, hasta conseguir el penal, luego de eso fue un ida y vuelta para ambos conjuntos.

En el segundo tiempo, el encuentro entró en una meseta futbolística. Gimnasia prácticamente no llegó al arco rival. Lucio Compagnucci no estuvo correcto en los pases, debido a esto los delanteros no tuvieron oportunidades de gol. En la defensa el único que se destacó fue Vera, que llegó al límite de tarjetas amarillas permitidas y deberá cuidarse en el partido frente a Villa Dálmine, para que Pozo no pierda una pieza clave del equipo. Por otro lado, López fue uno de los únicos que corrió, metió, molestó a los centrales y hasta se animó pegarle al arco. Mostrando rebeldía generó muchas situaciones para el Lobo, que de a poco se fue despertando.

Todo el desgaste no alcanzó para que Gimnasia diera el batacazo en Quilmes, y traerse los tres puntos a Mendoza.