Por Juan Manuel Quiroga

Independiente Rivadavia y Atlanta solamente jugaron 5 minutos este domingo, ya que un grupo de hinchas ingresaron a la popular con armas de fuego y armas blancas para suspender el partido. Ignacio Berríos, presidente de la Lepra, habló luego de los incidentes.

«Fue una sorpresiva catástrofe, porque para nosotros lo es. Nunca hemos tenido un enfrentamiento entre barras y además estamos tremendamente conmovidos e indefensos ante un accionar que no podemos tolerar», comenzó diciendo el mandamás Azul.

Sobre las corridas que comenzaron en la popular sur del Bautista Gargantini, dijo: «ingresaron tirando disparos al aire y con armas blancas, largas y muy visibles».

Con respecto al operativo policial, Berrios comentó lo siguiente: “Pusimos 110 policías, más 70 efectivos de la seguridad privada. Delegamos toda la logística de seguridad en el operativo, pero igualmente ingresaron armas de fuego y armas blanca. Más de lo que hicimos no podemos hacer y no tenemos capacidad para juzgar el operativo, pero vimos los resultados que se puso en riesgo la seguridad de la gente”.

Esto pasará a manos del tribunal de disciplina de AFA: Se abrirá un expediente y tendremos que hacer un descargo. Esperamos la sanción de jugar a puertas cerradas y una multa muy importante que va a perjudicar al club, pero esperamos que el partido se juegue”.