Por Sebastián Palacios

Independiente Rivadavia entró en la recta final para retomar con la segunda etapa de la Primera Nacional. Con la llegada de los refuerzos, Prudencio y Pérez (ambos delanteros), en horas de la tarde se produjo la desvinculación de Azarías Molina.

Quizás te interese: «Minich fue contundente: ‘La medida real es frente Atlanta’.»

El delantero, que había llegado el pasado mercado de pases, nunca logró hacer pié en la Lepra, pese a haber pasado «las pruebas» cuando Theiller era el director técnico. El ex Boca y Belgrano, se entrenaba con la Leprita (primer equipo de Liga Mendocina) a la espera de resolver su situación. El DT de turno, Matías Minich, ya le había manifestado que no estaría en su consideración.

Finalmente, el jugador arregló con la dirigencia Azul su desvinculación y dejó de pertenecer a la institución, así el club se libera de un sueldo por un jugador que no estaría en los planes del plantel profesional.

Quizás te interese: «El Gargantini también se refuerza»

¿Cómo queda conformado la delantera Leprosa?

Con la salida Azarías Molina, la ofensiva de Independiente estaría conformada por el Pampu González y Ángel Prudencio, los titulares. Más atrás aparece Franco Pérez, uno de los refuerzos, que se encuentra poniéndose a tono desde lo físico y habrá que ver como evoluciona con el pasar de las fechas. Lucas Fernández arrancaría como el primer relevo en ataque. Y más atrás aparece Juan Manuel Romero, quien tuvo bastante participación en los amistosos de pretemporada pero quedó bastante más relegado con el arribo de los refuerzos.