Por Juan Manuel Quiroga

Independiente Rivadavia tendrá nueva comisión directiva. «Generación Azul», encabezada por Carlos Castro, asumirá este sábado, pero desde que presentaron la lista que vienen errando el mensaje. Mucho se le criticó a Ignacio Berríos, ex presidente, lo poco claro que era cuando salía a declarar, y esta comisión, sumado al grupo inversor, siguen el mismo camino.

De entrada el Grupo Inversor y Marcelo Straccia, sin haber todavía presentado la lista, salieron a declarar que iban a echar al cuerpo técnico. Están en todo su derecho a cambiar de entrenador o de jugadores, pero no son las formas correctas y menos si esa es su carta de presentación a los hinchas. Se llevaron puestos a gente del riñón del club como Matías Minich y Ariel Agüero. Ambos venían haciendo cosas que les excedían a su labor como cuerpo técnico, ya que conseguían suplementos para los jugadores, hacían de psicólogos, estaban encima de los chicos de las inferiores, entre otras tareas.

Carlos Castro y la cúpula que ha salido a hablar tampoco fueron claros con el entrenador saliente e intentaron desgastar la situación y hasta algunos jugadores se sintieron incómodos por el manoseo que se estaba viviendo. Otra vez aclaró que si tanto Castro como el Grupo Inversor hubiesen sido más cautos, no habría ningún inconveniente. Pero el hecho de dejar a gente sin trabajo y salir a decirlo tan libremente cuando todavía no había nada claro, no es un buen augurio.

Sin ir más lejos, a Federico Capece, cuando fue manager en la etapa de Agustín Vila, no le gustaba Martín Astudillo como DT. Sin embargo le respetó el cargo hasta que la situación futbolística exigió un cambio. Por ello sobre el final del torneo contrató a Alfredo Berti y terminó siendo un pleno para salvar la categoría. Por eso no está mal si esta nueva dirigencia busca cambiar, solamente se le pidió claridad y respeto.

Además, Dario Gagliano, abogado del grupo, empezó explicando el proyecto como un acuerdo por publicidad. Luego declaró que esto se trataba de un gerenciamiento y por último aclaró que varias empresas se reunieron para ayudar. Ninguna de las tres opciones está mal o perjudica al club. Lo de no tener un eje y una idea clara suena a improvisado. 

 

STRACCIA SE FUE DE MERLO

A Marcelo Straccia y a Ariel Macia, manager, se los analizará y evaluará en el mercado de pases, trabajo con las inferiores y por lo que demuestre el equipo en cancha. En esto habrá que separar. Igualmente lo que si está claro es que empezaron con el pie izquierdo.